El gran marrón de Ikea

Image

El gran marrón de Ikea

Tras el escándalo del contenido de carne de caballo en las albóndigas que ofrecen las tiendas Ikea, el pasado martes numerosos medios dieron a conocer la noticia del hallazgo de bacterias fecales en las tartas de chocolate distribuidas en las cafeterías de Ikea de 23 países del mundo.

¡Qué diferente habría sido todo hace quince años!
Y es que las marcas que han logrado posicionarse de una manera efectiva en los medios digitales 2.0 también arriesgan su reputación cuando salta una alarma social.

3 días seguidos de TT en Twitter son suficientes para hundir por completo la reputación de esta cadena de venta de muebles.

Es importante mencionar que la rama de restauración de Ikea supone el 5% de sus beneficios y una gran ventaja respecto a otras grandes superficies que se dedican a la venta de muebles que no ofrecen este tipo de servicios.

Ahora bien, ¿cuál ha sido la actuación de Ikea España ante esta crisis?

En primer lugar, tras el escándalo de la presencia de carne de caballo en sus productos, lanzó un comunicado donde se explicó el proceso de actuación como la realización de análisis de ADN exhaustivos en todos sus productos así como la retirada de productos cárnicos, entre los que se encontraban albóndigas y salchichas y un rápido cambio de proveedor.

– En segundo lugar, Ikea ha lanzado otro comunicado que informa que “tras comprobar todas las existencias de este producto no hay, ni ha habido, ningún producto en España proveniente de los lotes afectados por las trazas de bacterias coliformes”.

Cabe decir que la marca tras el primer escándalo en España se limitó a lanzar el comunicado y no dar ningún tipo de información extra ni contestar a las inquietudes de los usuarios/consumidores. Ikea continuó con sus publicaciones corrientes sobre las últimas novedades y ofertas.

Tras el segundo escándalo de la tarta de chocolate, Ikea se ha manifestado en las redes sociales dando a conocer el comunicado y recordando que en España ninguna tarta ha sido contaminada.

Por último quería destacaros un tweet difundido por varios usuarios:
“¡Han encontrado restos de madera en algunos muebles de Ikea!”

Y vosotros que creéis, ¿esta crisis afectará también a la venta de muebles?

Advertisements

Límites infranqueables

Image

Difícilmente Nike se esperaba lo que ocurriría años después de haber firmado un acuerdo de patrocinio con Oscar Pistorius.

El atleta conocido por poseer las marcas mundiales en las pruebas 100, 200 y 400 metros lisos en personas que han sufrido doble amputación y que utiliza prótesis transtibiales construidas en fibra de carbono, ha sido acusado recientemente por asesinar presuntamente con una pistola a su novia, la modelo Reeva Steenkamp. Actualmente tras lo sucedido, Oscar Pistorius se encuentra en libertad bajo fianza a la espera del juicio que tendrá lugar a principios de julio de este año.

La empresa Nike tenía un contrato de patrocinio con Pistorius desde el año 2007 y le proveía equipamiento para correr y unas suelas especiales que el atleta usaba en la base de sus prótesis de fibra de carbono.

Nike al enterarse de la noticia, actuó rápidamente y canceló todo los contratos con el atleta sudafricano establecidos para su última campaña publicitaria y eliminó toda información sobre él en su página oficial. La marca tuvo que gestionar la crisis en la que se vio inmersa y tuvo que minimizar el impacto que pudiera afectar a su reputación.

Y es que, parece casualidad que el eslogan de la campaña sea:

I am the bullet in the chamber (Yo soy una bala en la recámara) 

Slogan poco acertado tiempo después debido a la conexión existente con los disparos que presuntamente propinó a su novia.

No es el único caso en que la marca Nike no ha tenido demasiado éxito.

Otro tema reciente ha sido las acusaciones realizadas a Lance Armstrong, que finalmente él mismo admitió, relacionadas con el dopaje a lo largo de su carrera. La marca también tuvo que suspender todo apoyo de patrocinio con el ciclista cuando le quitaron los siete títulos ganados en el Tour de Francia.

Aún así Nike sigue preparada para pagar grandes sumas de dinero para garantizarse la próxima generación de estrellas deportivas. Actualmente lo hace con el futbolista Cristiano Ronaldo, con el cuál mantiene un contrato hasta finales del 2014 y le paga 6 millones de euros anuales, casi nada. Aún así, se trata de una buena inversión dado los buenos resultados que está logrando el futbolista en el terreno de juego.

¡Comparte tu opinión con Brandtation!